top of page

Síguenos en:

Funeral de Su Majestad la Reina Isabel II del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.


El ataúd de la Reina fue llevado de Westminster Hall al interior de la Abadía de Westminster, donde 2,000 asistentes, entre familia, realeza extranjera, políticos nacionales, de la Mancomunidad y de países invitados, esperaban la llegada del féretro, el Rey y la Familia Real.


A la llegada del ataúd al interior de la Abadía, dio inicio el servicio religioso ecuménico, con participación de diferentes ministros religiosos, como el primado de la Iglesia de Inglaterra S. G. El arzobispo de Canterbury y Cardenal de la Arquidiócesis católica de Westminster, entre otros.

Los cantos fueron una selección muy rigurosa, donde había himnos compuestos para la ocasión y otros fueron tomados de la boda de la Reina, de su Coronación y de las bodas de Carlos y Guillermo.

Tras el Padrenuestro, se guardaron dos minutos de silencio, se dio la bendición y después se entonó el himno nacional como conclusión del servicio religioso.


Pudimos ver no sólo a miembros de la Familia Real derramar lágrimas, como el Príncipe Eduardo, sino también entre los invitados, como a la Reina Margarita II de Dinamarca.


Una vez terminado el servicio religioso, salió el ataúd de la Abadía mientras el órgano reproducía música de Bach.

Desde ahí, es llevado en marcha fúnebre, encabezada por la guardia montada de Canadá, hacia el Wellington Arc, de donde partirá el cuerpo de la Reina hacia su último viaje al Castillo de Windsor. Ahí, le espera un nuevo servicio religioso, esta vez para solo 800 personas y posteriormente un servicio totalmente privado para solamente la familia.


El ataúd está envuelto en el Estandarte Real y sobre éste, descansan la Corona Imperial del Estado, el Orbe y el Cetro, así como un arreglo floral mandado poner por el Rey y una tarjeta que dice "en memoria amorosa y devota. Carlos R".


La Reina ya ha sido enterrada en la Capilla conmemorativa al Rey Jorge VI, en Windsor.

Sus restos descansan ahora, y para siempre, junto a los de su esposo, el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. Ahí mismo descansan los restos del Rey Jorge VI, la Reina Isabel (Reina Madre) y la Princesa Margarita.



Comments


bottom of page